La máxima expresión del arte románico catalán se encuentra en Lleida

Arte romanico

El arte románico vive en Lleida. El tiempo discurre lentamente en los valles de la provincia leridana, que ha sabido mantener la identidad de sus iglesias románicas, el disfrute de sus aguas cristalinas y sus delicias gastronómicas.

De entre toda las joyas del territorio, el Románico del Valle de Boí es excepcional por la concentración en un espacio tan reducido de un número tan elevado de iglesias de un mismo estilo arquitectónico. Este hecho, a primera vista, puede sorprender pero hay que recordar que en el siglo XI – XII, cuando los templos fueron construidos, cumplían un papel mucho más allá de ser sólo lugares de oración donde se reunía, e incluso refugiaba, mucha gente.

Estas iglesias se han conservado a lo largo del tiempo con pocas modificaciones gracias al aislamiento del Valle hasta bien entrado el siglo pasado. Por lo tanto, una visita a este espacio constituye un viaje en el tiempo hacia el conjunto románico en su concepción inicial.

¿Qué ver?

El románico en todo su esplendor encuentra su referente en el Valle de Boí, uno de los vestigios  más interesantes de Europa, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La visita al valle tiene como paradas obligatorias sus ocho iglesias y una ermita que gozan de tal distinción: las iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll, Sant Joan de Boí, Santa Eulàlia d’Erill la Vall, Sant Feliu de Barruera, la Nativitat de Durro, Santa Maria de Cardet, la Assumpció de Cóll y la ermita de Sant Quirc de Durro.

Una de sus características principales es la unidad de estilo arquitectónico. La integración, en un entorno de gran belleza, de estas sencillas y sobrias construcciones complementa y realza el paisaje. Verás con tus propios ojos el cuidadoso trabajo de la piedra, los esbeltos campanarios de torre y la decoración exterior de arcos ciegos y bandas lombardas.

Puedes hacer esta aventura cultural por tu cuenta pero si lo prefieres, el Centro del Románico del Valle de Boí también ofrece el servicio de visitas guiadas para grupos y particulares prácticamente todo el año, mediante cita previa y en diferentes idiomas.

Además, encontraremos en muchos de los pueblos del Pirineo, iglesias o capillas románicas, entre las que destacamos el Conjunto Monumental de Son del Pi y la Catedral de la Seu d’Urgell.

Pantocrátor

El Pantocrátor o Ábside de San Clemente de Tahull es una de las obras maestras del románico europeo. Se trata de una pintura románica perteneciente al conjunto de la decoración mural de la iglesia de San Clemente de Tahull dentro del Valle de Boí. Actualmente, se expone en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

En familia

Que los más pequeños se conviertan en auténticos pintores coloreando las iglesias románicas de la Vall de Boí es una de las actividades para familias que te permitirán adentrarte en el patrimonio de este territorio. También existe una actividad familiar en forma de juego de pistas para descubrir los tesoros del conjunto románico. ¡La diversión está asegurada!

 

Descubre más detalles aquí: http://cultura.aralleida.com/index.php?pagina=Conjunt_Romanic_Vall_Boi&&idioma=ca